Què és Espadàniques?

divendres, 25 de setembre de 2015

Estampas artanencas

per Rubén López Morán
Autor del blog Senderal
Twitter: @rulopezmoran


ESPADÀNIQUES vol agrair a l'autor la cessió d'este treball, que va publicar en el seu blog i ara ens obsequia.


Un paseo entre olivos milenarios, vueltas de horizonte, peñas de piel roja y arquitectura de piedra en seco: Bienvenidos a la ‘Artana turística. La Porta d’Espadà’, una invitación para los sentidos.


Ver, gozar, sentir la naturaleza. Esa son las primeras palabras que oímos nada más iniciar una de las rutas ofrecidas por ‘Artana turística. La Puerta de Espadán’. Toda una invitación a sacudirnos y volcarnos hacia fuera. Como si fuéramos una tablilla de arcilla sin usar. Sin manosear. Una superficie lisa que espera las impresiones que se crucen en el camino. Que abran surcos por donde dejar correr las emociones. Ver, gozar, sentir la naturaleza. Ese es el mantra de quien nos guía en dirección a nuestras primeras estampas artanencas. Unas palabras que suenan como las notas del flautista de Hamelín. Nos dejamos arrastrar entonces. Disciplinados tras Belén Salvador de ITINERANTUR, la empresa que junto al Ayuntamiento de Artana ha puesto en valor los parajes más reconocidos del municipio. Están a un paso. A la entrada del Parque Natural de la Sierra de Espadán, en la comarca de la Plana Baixa, al sur de la provincia de Castellón.


OLIVOS CENTENARIOS
Ni somos los primeros ni seremos los últimos en admirarlos. Por su edad y su porte. Siglos no los cumple cualquiera. Además, qué manera de cumplir. No es casualidad que reconocidos pintores hayan plantado sus trípodes delante de ellos para plasmarlos sobre sus óleos. Intentando captar su anciana dignidad. Una dignidad esculpida entre sus troncos retorcidos. Estamos ante unos monumentos vivos y productivos. Artana produce un zumo de oliva de la variedad "serrana de Espadán", el cual puede ser adquirido en la almazara del pueblo. Los dejamos atrás, mudos y silenciosos. Así ven pasar el tiempo y a los mortales que los fotografían con la intención de inmortalizarlos. Vaya paradoja.



VUELTAS DE HORIZONTE
Al viajero le gusta acompañarse del poeta que lleva dentro. Incluso en ocasiones le deja expresarse. Quizá sea esta la razón por la que al viajero gusta en llamar ‘vuelta de horizonte’ a una panorámica de 360º; y a la floración del brezo y el romero de principios de la tardor, ‘una segunda primavera’. Una de las panorámicas que nos ofrece esta ruta la disfrutarán en la cima de la Rápita de Artana teniendo como telón de fondo unas montañas abrigadas de un alcornocal infinito. Lo segundo, sencillamente, lo encontrarán al borde de la senda mientras de las flores se desprenden retales de colores que vuelan cual mariposas. Es posible que al descender de la montaña se sientan vigilados. No se extrañen. Son los enebros gigantes que nos escoltan de camino a unas peñas de piel roja. El suelo las anticipa mudando de color.




LES PENYES ALTES
Según reza el folleto que nos sirve de guía, “este es el paraje más impresionante de cuantos se pueden visitar en Artana y, sin duda, uno de los puntos geológicos más destacados de la Sierra de Espadán”. Geológicamente hablando nos enfrentamos a unas inmensas formaciones de roca arenisca o rodeno que tienen la friolera de 250 millones de años. Unos acantilados de vértigo formados por una sucesión de estratos dejados caer unos encima de otros como un Tetris gigantesco. Ciertamente es difícil encontrar palabras que abarquen su visión. No en vano muchos de los que las ven por vez primera sólo gritan. Pegan unas voces que se oyen mucho antes de llegar. Es un escenario que bien vale una contemplación. Hay un panel interpretativo que nos informa de cómo se formó está roca de color rojizo. Y de las propiedades del agua que filtra y depura. En consecuencia, si se topan con una fuente no lo duden ni un momento. Llenen sus cantimploras. Y si no, cuando vayan al supermercado, compren Orotana, un agua embotellada aquí en Artana, en concreto en la Fuente de la Baldriana

 

CASETA DEL TIO XOTO

El arte de la austeridad más absoluta. De una sencillez que desarma. Hay una expresión en valenciano que se origina de esta arquitectura ancestral: tota pedra fa paret. En los paisajes de interior de la Comunitat Valenciana no sólo hacen paredes; también bancales, aljibes, pozos de nieve, masías y por descontado casetas, como la que se levanta aquí piedra a piedra, sin argamasa, sostenidas sencillamente por sus lomos y su peso. Al viajero, de naturaleza fantasiosa, le vino la imagen de adentrase en una civilización perdida semioculta por la vegetación. No es el caso, porque la Caseta del Tio Xoto está pulcramente restaurada. Pero como advierte el panel interpretativo que la acompaña, “el progresivo abandono de los cultivos está poniendo en grave riesgo este patrimonio…La naturaleza vuelve a recuperar el terreno que domesticaron nuestros antepasados”. Y mucho nos tememos que el avance es incontenible. Pero si sólo fuera la naturaleza, la veríamos, gozaríamos y sentiríamos más cerca. ¿Verdad, Belén?



Datos de interés
Rutas de la Artana Turística en www.artana.es
Artanapèdia www.artanapdeia.com
Centro de Interpretación Sierra Espadán
Avda. Francisco Mondragón, 2
Eslida (Castellón)
Tel. 964 62 91 12/679 19 62 94

Almazara Sierra Espadán

¿Dónde comer?
Restaurante de la Piscina Municipal
Restaurante Ermita Santa Cristina






dijous, 24 de setembre de 2015

Llegendes de la serra d'Espadà (IV): el tresor morisc d'Artana

Un seguidor nostre, Pere, ens ha enviat l'esquelet de la llegenda del tresor morisc d'Artana. Li ho agraïm moltíssim i el convidem a literaturitzar-la.





En ple hivern, m'auela (era la rebesàvia, però li déiem "auela") ens ajuntava als néts vora el foc i ens contava històries i cabòries. Ella va nàixer a Castelló l'any 1898, però els seus pares crec que havien nascut per la zona d'Artana. Coneixia un munt de contes que, per desgràcia, no vam apuntar enlloc i ja a penes en recordem tres o quatre. Una d'aquestes tracta sobre el tresor dels moros.



Contava que fa molts anys, a la serra vivia una família de moros que treballaven serrant pins, però eren pobres i quasi no tenien per a menjar. Un bon dia, el fill major va fer una troballa extraordinària: quan anava a buscar aigua a una riera del bosc, va trobar una gerra plena de monedes d'or. L'obrí i de dins va eixir un fum molt fosc que el va petrificar. Son pare, en veure que el seu fill tardava tant, va anar a la riera i va veure l'estàtua del seu fill amb les monedes a la mà. Alarmat, avisà a tota la família, que anaren a la riera. Sa mare, en veure'l, no va poder aguantar-se i va abraçar-lo; quedà també petrificada. Les filles van intentar salvar-los i van córrer la mateixa sort. Finalment, el pare, desesperat, va preferir convertir-se en pedra a viure a soles.

Qui trobe les cinc estàtues de pedra de la serra i aconseguisca obrir la gerra, encontrarà un gran tresor. Això ens contà alguna vegada la nostra iaia.